15 oct. 2011

Eneicé

Buenos días princesa, he soñado toda la noche contigo, íbamos al cine y tú llevabas aquél vestido rosa que me gusta tanto. Sólo pienso en ti princesa, pienso siempre en ti, y ahora…
Buenos días, buenas tardes, buenas noches quiero darte. Contarte como me ha ido en el trabajo,
y aburrirte. Cenar viendo una peli sin rencores por besarte, y hacerte luego el amor, tantas veces como aguante.
Firmarnos de alegría, sin papeles de por medio. Discutir seguidamente y encontrar siempre el remedio. Mirarnos a los ojos, cada uno es un extremo. El mar y el cielo convirtiendo el mundo en nuestro. Despellejar toda tu ropa, mi objetivo, tu desnudo. Bromear mordiéndote en la mejilla del culo. Observarte a mi lado y examinar todas tus curvas, seguidamente el saboreo de toda tu carne cruda. Sin dudar mis sentimientos, querernos hasta ancianos. Saciarnos con placeres, despacito y con amor. Con esfuerzo incomparable, sin parar y sin cansarnos. Las sábanas son olas, movidas por Poseidón.
Llevarte al cine los domingos. Recorrer España en moto. Tener que levantarme pronto y reparar los cuadros rotos. Un beso nuestro es un regalo, entre nosotros y privado. Me encanta decirte esta frase y es que estoy enamorado.
Cada día te echo en falta, entre las sábanas y almohadas. Das razones a mi vida y sin ti ya no encuentro nada. He llorado por nosotros aunque tú no me hayas visto. Tantas lágrimas perdidas entre polvo de mi piso. Lo que Dios quiso, que no lo separe el hombre. Quiero volver a discutir, tener un hijo, igual el nombre.
Solo quiero ser feliz y que lo seas junto a mí. Pedirte un día el matrimonio y sin dudar digas que si. Eres mi musa, mi cuestión, mi razón… y… ¿qué soy yo? Comparable con mi vida, no se vivir sin corazón. Y la razón de esta canción, ni la encuentro ni la busco. Sin intención de reconquista… veinte mares los que surco.
Como meses a tu lado, más pecados que interfieren. Siento haber sido un humano…al que las situaciones hieren. Me desvivo por tu aliento en la nuca o bien mi boca, despellejando tantas rosas y dejar la flora rota.
La fauna hambrienta, el hambre tienta. Inspírame cuando la mente esté sedienta. Pero los días alientan, contentan al esclavo, que no escarmienta… y sigue queriendo un buen bocado…


Eneicé significa amigas para siempre.
Chicas que os quiero algo más que infinito y que con vosotras descubrí la verdadera amistad y por fin logré tener unas verdaderas mejores amigas.



Os amo princesas

No hay comentarios:

Publicar un comentario